Cuando la negra ya no vale una parte

29/03/2011

Fran No Quiere Fotos Hoy no estoy para retratos. Me siento enfadado, y les quiero contar parte de mi historia:
Ya de chico apuntaba a creérmelo absolutamente todo. Una vez me dijeron, la negra vale una parte, y me lo creí. La música de esos famosos Ritmo y Lectura o del Método Especial de Solfeo los tenía controladísimos. Todo lo resumía en lo siguiente:
· La negra vale una parte.

Solfear se me daba estupendamente y de ahí concluía estas otras cosas:
· La blanca vale dos partes.
· La redonda vale cuatro partes.
· La corchea la mitad de una parte.
· Aunque sabía que la semicorchea era un cuarto de parte, no era capaz de medir esta velocidad, por lo que las hacía muy rápido, y ya está.

Yo vivía feliz, en mi DosPorCuatro, en mi CompásDeCompasillo y con mis figuras. Un día todo este Universo rítmicamente estático se me desmoronó, como si alguien se hubiere atrevido a botar la palmense columna que aguanta el cielo (Roque Idafe). El profesor de la escuela de música, al que le tenía un pánico terrible, nos habló de un tal SeisPorOcho. Esa fue mi perdición. Jamás volví a comprender el ritmo, el compás, las figuras. No cabía en mi cabeza que la negra dejare de ser lo que siempre fue. Mi obscura ídola se había desmoronado.

Tiempo después me explicaron que la negra no vale una parte. Quizá pueda hablar de que vale la mitad de la blanca o el doble de la corchea, siempre y cuando no me digan un compás y el tamaño de su parte. También me aclararon que

  1. 1 redonda es igual a
  2. 2 blancas es igual a
  3. 4 negras es igual a
  4. 8 corcheas es igual a…

Y ahí lo comprendí todo. El DosPorCuatro era un DosPartesDeNegra y el SeisPorOcho era un SeisPartesDeCorchea. Mis prejuicios, bastantes años después, cambiaron. Ya la música no fue la mera memorización que había sido hasta entonces. El ritmo cobró vida y comprendí la relatividad del tiempo.

Es por eso que pido la eliminación de los prejuicios en la escuela:
Que no se diga que la negra no valga una parte.
Que no se diga que una familia se compone de padre, madre e hijos.
Que no se diga que Adán y Eva son nuestros padres.
Que no se diga que Franco hizo bien por el actual Reino de España.
Que no se diga que los moros son unos gandules, o que los negros huelen mal o que los gitanos roban.
Que no se diga que llevar el pelo largo o zarcillos es cosas de chicas.
Que nunca se vuelva a oir eso de “los trapos sucios se lavan en casa” cuando una mujer se quejaba del maltrato de su marido.
[…]
Y una larga lista que invito se aumente en los comentarios.

Anuncios

Una respuesta to “Cuando la negra ya no vale una parte”

  1. fefa sanchez olivares said

    que nunca se vuelva a oir eso de “los trapos sucios se lavan en casa” cuando una mujer se quejaba del maltrato de su marido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: