Perdido

30/10/2014

Antes de comer se me fueron las ganas,
salí corriendo de casa,
como huyendo de tu ausencia
para volver a encontrarla.
No podía reclinarme más en la cama,
en tus sabanas,
tu esencia se marchó contigo.
Te fuiste y me olvidaste,
salí como buscando limosna,
con apariencia de perro callejero,
deambulando y saboreando la basura;
queriendo escuchar un púdrete,
o una patada o un beso.
Recibí una caricia,
de las que prueban si la fruta está madura,
luego un empujón y un no vuelvas…

…a dejarme.

O eso me pareció escucharle al viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: