En Sans, Barcelona, desde el balcón y enfocando a una isla urbana y su cielo, probando hacer mi primer time-laps con esta cámara.
Características:
Canon EOS 60D, Objetivo 18-55, ISO 100, F 25, obturación variable.

(Se observa en escena a Fran sentado en una parada de guaguas y espera. El decorado está lleno de relojes por todos lados.)

FRAN: (Levantándose, aproximándose a la platea y dirigiéndose al público.) ¿Qué hora es?

TELÓN

Tengo sed

08/07/2009

Tengo sed,
necesito que me hidrates con tu boca.

Este año no ha sido precisamente seco. Es más, aquí en esta Laguna Universitas, aunque llegó el verano, cuando a las nubes se les antoja, nos dejan caer su divino néctar para nuestra vida necesario. Esperemos que el sofoco estival no nos deje las cenizas de su amor en nuestra mater natura. Necesitamos escapar un añito sin el sobresalto de un incendio, sin el ruido de las sirenas de los apagafuegos, ni de las avionetas y helicópteros que con su panza llena de agua y salitre oscurezcan el cielo como una bandada de pájaros descontrolada, esta vez, en dirección al fuego.

Pero para muchos de bien es quejarse, y borbardean constantemente los mass media con falacias del tipo “Llega el buen tiempo”. Desde chico me cabreaba mucho al escuchar esto en el espacio meteorológico de los noticiarios. Preguntaba, “¿Cómo que buen tiempo?”, ¿acaso no es bueno refugiarse cada uno en su cueva y sentir el olor de la tierra húmeda, mientras escuchas el jolgorio de las gotas estrellarse contra el suelo? ¿Buen tiempo para qué? ¿Para achicharrase en la playa con una ración extra de sobreespoxición ultravioleta y pigmentar con células cancerígenas nuestro caparazón?

No me quejo del verano, pero tampoco me hace gracia que anden por ahí diciendo tonterías de ese tipo. Las estaciones no están a nuestro servicio y alabar la iconografía referente a Magec, es un poco estúpido.

 

Pide Sol todo el año y te dará sed.

Así tendrás otra cosa por la que no ser feliz.

A %d blogueros les gusta esto: